Terrazo

El terrazo es un pavimento aglomerado compuesto de cemento y trozos de mármol. A pesar de sus inicios más bien modestos ha evolucionado hasta ser el pavimento de alto rendimiento que es hoy en día. En nuestro país tuvo su auge popular hace 50 años y sigue resistiendo al paso del tiempo y a las modas.

El terrazo y su historia

Muchas veces no nos paramos a pensar en la historia de lo que estamos pisando. Al parecer, el suelo de terrazo se empezó a utilizar en Venecia a mediados del siglo XV como método para aprovechar los trozos sobrantes de la construcción de suelos de mármol. La palabra terrazo deriva de la palabra italiana “terrazza” – a su vez derivada del latín “terracĕus” (tierra). Los suelos de terrazo se emplearon para pavimentar las terrazas que rodeaban las viviendas de los obreros de la construcción. De este modo, obtenían un suelo resistente de una manera barata aprovechando el material sobrante.

En su composición original, el suelo de terrazo se componía simplemente de una base arcillosa sobre la que se vertían cascotes y guijarros de mármol. Posteriormente, estos guijarros se pulieron para conseguir un pavimento más confortable. Más adelante se sustituyó la arcilla por cementos. Estos terrazos primerizos no eran piezas sueltas de terrazo como las que puede haber en el suelo de casa, sino que eran superficies continuas más parecidas a los pavimentos de terrazo que encontraríamos hoy en las grandes superficies.

Pulidores de terrazo 1920

Pulidores de terrazo 1920

Con el paso de los años los trabajadores mejoraron su técnica para pulir las superficies, que hasta el momento lo hacían arrodillados. Hartos, supongo, de destrozarse la espalda y las rodillas alguno de ellos debió ver una de las primeras fregonas de la época y pensaría: “¿porque no hacer lo mismo con la piedra de pulir?”. Así que adaptaron un mango largo con un extremo pesado a la que podían fijar sus piedras de pulir. Con esto consiguieron pulir terrazo en una posición más cómoda, de pie, usando su peso corporal para proporcionar la presión justa para desgastar la superficie más rápido. Al nuevo invento le llamaron “Galera”, que hizo que lograran una superficie más lisa y plana, ahorrándoles algo de dolor de rodillas.

Pero aún les faltaba conseguir el color de mármol que sólo se producía cuando la superficie estaba húmeda, el mismo efecto que cuando mojas una piedra de río. A medida que pasaron los años, los trabajadores descubrieron que la leche de sus cabras (si has leído bien: cabras…) potenciaba el color del suelo del mármol cuando se aplicaba a la superficie y que se conservaba en su estado seco. Lo típico, que alguien está ordeñando la cabra dónde no debe. Este fue el primer sellador de suelo terrazo que se conoce.

A finales del S. XVIII los artesanos del terrazo se trasladaron a Estados Unidos dónde avanzaron las técnicas de instalación. Adaptado inicialmente como un material refinado, George Washinton lo utilizó para varias de las habitaciones de su casa de Mt. Vernon. El terrazo se aprovechó de la abundancia de las canteras de mármol Estadounidense y se puso a disposición para todos los conceptos de construcción. Se dieron cuenta de que mediante la adición de polvo de mármol de distintos tonos obtenían terrazo de colores. Y además idearon un método en el uso de tiras de madera para dividir diferentes colores de mármol. Estas tiras se retiraban y el vacío que dejaban se rellenaba con con otro material. En años posteriores piezas cuadradas de mármol de 3/4 de pulgada se utilizaron como tiras de división entre colores de Terrazo. Estos se convirtieron en una parte permanente del suelo y permitieron crear distintos diseños. Más tarde surgieron tiras de latón como alternativa económica a las piezas de mármol para separar. Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de metal se desarrollaron tiras de plástico para las separaciones y descubrieron que actuaban como juntas de dilatación evitando el agrietamiento provocado por los cambios de temperatura del suelo de terrazo. Posteriormente surgieron tiras de plástico más finas que permitieron la creación de diseños de patrones más complejos con distintos colores de terrazo.

Pulidores de terrazo 1924

Pulidores de terrazo 1924

En 1924 con la aplicación del motor eléctrico. La Galera manual para pulir y abrillantar el terrazo se modernizó. El motor eléctrico se adaptó tanto a los procesos de molido del grano, que permitían obtener granos más finos, como al desarrollo de equipos de pulido y abrillantado con motor eléctrico. Fue en este período cuando se introdujo la tecnología de las piedras de carborundo sobre una cabeza giratoria, que fundó las bases para los procedimientos de pulido y abrillantado actuales. Cuando el cemento “Portland” blanco se introdujo en esta industria, se expandió el horizonte de los colores de terrazo con aditivos de pigmentos de color mineral. Hasta el momento el espectro de color para terrazo era limitado a los colores de mármol natural. Durante esta época, numerosas empresas químicas estuvieron desarrollando limpiadores y selladores para realzar la belleza de terrazo.

En los últimos 50 años, los nuevos avances en pulido y abrillantado del terrazo vinieron con el descubrimiento de las resinas epoxi, poliéster, látex y acrílicos. Otro concepto de terrazo también surgió durante este período conocido como terrazo rústico. Este sistema crea una superficie única especialmente diseñada para aceras, plazas, terrazas, piscinas y escaleras con usos ilimitados tanto en suelos como en paredes, muchos de los materiales que vemos por la calle pueden ser en su esencia terrazo.

Actualmente, el terrazo es considerado por los arquitectos y diseñadores de como un material del suelo y de pared contemporáneo, tanto para uso interior y exterior. Como comentábamos al inicio de este blog el terrazo ha demostrado a lo largo de la historia ser la elección adecuada para superficies de suelo que requieren bajos costos mantenimiento, aportando resistencia a la vez que conserva la belleza.

 

Tipos de terrazo

Hay muchos y variados tipos de terrazos disponibles que se adaptan a las necesidades de cada proyecto, este es un pequeño listado de los más comunes.

  • Terrazo Micrograno:

    Formado por trozos de pierda o mármol muy pequeños y distribuidos de manera uniforme con el aglutinante. Se pueden pulir y abrillantar. Muy recomendables para obtener acabados de suelo de aspecto uniforme.

  • Terrazo Estándar:

    Está hecho de trozos de mármol relativamente pequeños. Este terrazo se puede pulir y abrillantar

  • Terrazo Veneciano:

    Parecido al terrazo estándar pero los trozos de mármol son de mayor tamaño. En ocasiones también lo podemos encontrar con virutas más pequeñas rellenando el espacio entre los trozos grandes. También se puede pulir y abrillantar,

  • Terrazo “Palladiana”:

    Parece más un mosaico de trozo grandes de piedra o mármol, donde las jutas entre losas se rellenan con terrazo estándar. Se puede pulir i abrillantar.

  • Terrazo Rústico:

    Es un acabado de textura rugosa uniforme donde el aglutinante está rebajado de las virutas de mármol con el fin de obtener una superficie antideslizante para bordes de piscinas, terrazas, aceras, etc. Para lograrlo, la superficie se pulveriza antes de que el aglutinante se seque plenamente y hace que queden expuestas ligeramente las virutas de mármol. No se puede pulir ni abrillantar pero se puede limpiar a fondo con el de cabezal de cepillo de nuestra abrillantadora.

 

Si quieres más información sobre pulir o abrillantar tu terrazo no dudes en contactar con nosotros